domingo, 4 de mayo de 2008

LA LLAMADA.



-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing….
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Hola Álvaro, soy Manuela. Mira, te llamaba porque, bueno…, es que creo que deberíamos hablar. Sé que estuvo mal de mi parte todo lo que hice, mas aun tú habiendo confiado en mí como lo hiciste. No quiero dejarte un mensaje pidiendo disculpas, quiero que hablemos, que me des la oportunidad de explicarme y…
-Biiiiiip.

-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing…
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Se cortó esto. Nunca me había fijado el poco tiempo que te dan estas máquinas. En fin, como iba diciendo, quiero que hablemos. Ahora estoy manejando en dirección a tu casa. Espero que hayas llegado pa’ cuando yo llegue. Te he dejado mensaje también en el cel porque no has contestado…
-Biiiiip.

-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing…
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Coño, que fastidio con esto. Ya es bastante difícil manejar y estar marcando el número a cada rato. Creo que necesitas una maquina mejor, que le dé a uno más tiempo. Ya estoy que llego, solo doblo la esquina y allí estoy. Ya veo que si estas en casa, tu carro esta estacionado afuera, entonces p…
-Biiiiip.

-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing…
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Coño, ¿por qué no agarras ese maldito teléfono? Ya estoy harta de marcar, con esta es la cuarta vez. Se que estas allí, las ventanas de tu apartamento están abiertas, sé que te encuentras. Ábreme la puerta y déjame entrar.

Manuela toca el timbre del intercomunicador varias veces pero nadie le responde. Grita alocadamente. El cielo gris comienza a descargar montones de litros de agua. Su ropa mojada se adhiere al cuerpo. No lleva sostenes y pueden verse las formas sus hermosos pechos. El maquillaje de sus ojos se desliza por sus mejillas como lágrimas púrpuras. Trata de protegerse del chaparrón parándose debajo del techito de la entrada. Saca el celular de su bolso.

-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing…
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Estoy abajo, maldita sea, ábreme la puerta, déjame entrar. Estoy toda mojada. Te juro que solo me seco, me cambio, recojo mis cosas y me largo. Aunque insisto que debemos hablar, dame esa oportunidad. Pero te doy tu tiempo, cuando quieras hablar, hablamos. Solo ábreme la puerta, por favor, anda.
-Biiiiip.

-Riiiiing…, riiiiing…, riiiiing…
-En este momento no puedo atenderte, por fa déjame un mensaje que cuando pueda te regreso la llamada, biiiiiiip…
-Como tú quieras. Siempre supe que eras un cobarde. Un maricón. Ya me harte, no voy a seguir llamándote. Vete al carajo. No me busques, no se te ocurra llamarme. No me arrepiento de lo que te hice. No te pido perdón.

El chaparrón de mayo pasó. Empezaba a asomarse el sol entre las nubes tristes. Ahora Manuela ya no lloraba lágrimas púrpuras. Ahora lloraba lágrimas saladas. Dejó caer el celular en un charco de agua mientras caminaba a su auto. Antes de subirse miró por última vez aquel apartamento en cual había vivido doce años con Álvaro.

-Te amo.-murmuró.

En el apartamento el cuerpo desnudo ya había dejado de balancearse. Bajo los pies, un banquito volteado y sobre el piso unas gotas de semen. La mirada se perdía en el infinito y una lágrima, la última, escapó de su ojo derecho. Ya su corazón no sufriría más por lo que Manuela le había hecho. El ventilador del techo había resistido el peso de su cuerpo. En la contestadota el número siete parpadeaba insistentemente.

17 comentarios:

Ayanami Rei dijo...

Oh no!

Que cosas!

¿Por amor? ... que triste, imaginaba el final así pero quería darle oportunidad a Álvaro de querer continuar...

Es una lástima, ya no sé ... qué hubiera sido lo mejor?

Bea dijo...

Qué bonito y qué triste. La incorporación del contestador en el relato le da muy buen ritmo.

Germanico dijo...

Me encantó el relato. No diría triste, tal vez descarnado, pero muy bueno. Gracias por pasar por mi blog porque me dio la posibilidad de descubrir el tuyo.

Abrazos

Lascivus dijo...

Querido Haldar, maravillosa historia, como siempre...

¡Abrazos, mordiscos y cosquillas!

L.

¡Ah! Te cuento que ya resolví lo de la computadora, así que el dimero que tenían ahorrado Magia y tu, lo podemos gastar en unos tragos en las playas maravillosas de tus fotos... ;o)

Más abrazotes!

Diego Flannery dijo...

Cuanto rítmo, cuanta tensión que va creciendo, que buen remate. Son de mi gusto. Excelente relato Haldar, felicitaciones!!!!!!!!!!

Ojo que sigo atentamente la continuidad del Enmascarado Anónimo.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Haldar, es increible, en la medida que leo voy pensando las opciones y siempre terminas con la que menos creia...increible relato que se lee rapido y sin pausa...

Saludos.

Haldar dijo...

Ayanami: Que hubiese sido mejor? Quien sabe... Gracias por darte una vuelta por aca, ya estre de visita por tu mundo

Hola Bea: Si, lo del contestador es algo extraño, pero era como mantener una una comunicacion entre Alvaro y Manuel.

Germanico: Gracias. Ya pasare por alla a ver que hay de nuevo...

Lascivus: es bueno saber que ya andas en las andansas por estos mundos de nuevo. Los tragos nos los tomamos cuando quieran, solo avisale a Magia... Abrazos.

Diego: no me he olvidado del Enmascarado, solo que tenia de escribir esta corta historia que asalto mi mente de repentre mientras me bañaba.

20 Kg: Es raro llamarte asi, no? jejejeje, bueno, me alegra que leas mis historias, y bue...,que te sorprendan mis finales. Un abrazo.

Diego Flannery dijo...

Cuando la higiene corporal manda, la salud mental no se cuestiona!!!jajaja. El enmascarado no se rinde!!!

Monchis dijo...

Hola Haldar,

Excelente como siempre!!

Saludos,

Edurne dijo...

Saludos!
Todavía sin demasiado tiempo para dedicarlo como se merece a este blog, al que ya he vistado tres o cuatro veces, pero muy por encima...
Prometo volver, leer a fondo y comentar sesudamente! Jejejeje!
Pero quería dejar constancia de mi paso y de que ando por aquí!
Un besote y gracias por tu visita a la orilla!

LUCIA-M dijo...

uff que tesion, pero bonito triste pero solo una cosa ¡¡Geniall un saludo lucia

Magia de mujer dijo...

Waooooooo!!! Un relato preciso, conciso y electrizante de principio a fin. Me gustó, me gustó :) Muchacho! tu te bañas y la imaginación se te sale por los poros jajaja, lo bueno es que la atrapas y la plasmas acá :)

Besos y seguimos pendiente con los tragos, cerveza, refresco o lo que sea; que igual será inolvidable en tan agradable compañía :)

Fabio dijo...

beno en cierta manera es shockeante... y me gusta
excelente, ya había pasado por aquí, y la verdad que volver me agrada
buen fin de semana!
saludos

Enrique Páez dijo...

Muy bueno. Jodidamente bueno. Todas mis felicitaciones, Haldar. Y un abrazo.

Edurne dijo...

Sí, de verdad que es buenísimo, te deja así... impactada totalmente. Mantiene la tensión hasta el último momento, y bueno, lo de las llamadas, el mensaje del contestador... genial!
A mí me suele ocurrir igual, siempre me cortan cuando estoy en plena parrafada, así que suelo dejar mensajes a pares... jejejeje!
Un abrazo!

Juanjo Merapalabra dijo...

Gracias por escribir el relato, me gustó mucho, o quizás gracias al relato por asaltarte en pelotas mientras te bañabas jejejeje

Un saludo.

Haldar dijo...

Solo quiero dar mil gracias a todos (Ayanami, Bea, Germanico, Lascivus, Diego, 20 Kg, Monchis, Edurne, Lucia-M, Magia, Fabio, Enrique y Juanjo) por pasar por aca y tomarse un tiempo leerme y dejar algunas palabras.

Abrazos a todos...